#FOODIEARCHIVES CHEFS CRÓNICAS

6 AM EN LA CENTRAL DE ABASTO

Central de abasto 1

Existe una pequeña ciudad dentro de la ciudad. Es el mercado más grande de todos, no sólo de los de México, sino del mundo. Es la Central de Abasto, un planeta de ingredientes y productos por descubrir.

Se dice que su origen es el gran mercado azteca de Tlanechicoloyan en el que se intercambiaban productos locales así como otros procedentes de distintos rincones de Mesoamérica. Pero su predecesor directo es La Merced que al alojarse en el corazón de la ciudad, en un punto de la vida le fue imposible atender la cantidad de consumidores que crecía cada año y las necesidades de carga y descarga de todos los productos. Así es como en 1982 y después de dos años de construcción nace la central de Abastos como la conocemos. Bueno, nosotros no teníamos el gusto pero la semana pasada el chef Álex Fuentes nos invitó recorrerla juntos.

Él es todo un conocedor de sus pasillos, de su juego sistemático, de las historias de su gente pues asiste varias veces por semana para ofrecer a sus comensales en Cedrón, platillos frescos y con el mejor producto disponible. Además, Álex es platicador y la gente de la Central ya lo conoce.

Caminando por el estacionamiento ya podíamos sentir la vibra, la emoción y la energía de este imponente mercado. No nos podíamos descuidar, ni estar twiteando porque en cualquier instante ya había un diablero silbándonos para que nos quitáramos de su camino.

central de abasto 2

Para entrar no existe UNA puerta. Y es que a las 327 hectáreas de terreno de la Central de Abasto se puede acceder por muchos lados. Tal como en cualquier ciudad, aquí miles de personas, (aproximadamente 500 mil) entran y salen a distintas horas del día. Mientras caminábamos, el chef Álex nos contaba que la verdadera vida del mercado inicia a las 10 de la noche cuando los camiones llegan a estacionarse con sus productos. Tras la descarga en las madrugadas, los marchantes provenientes de mercados más pequeños, así como de restaurantes y de centros de autoservicio de la ciudad compiten a bola de billetazos para obtener los productos más frescos.

Nuestra primera parada fue en la enorme área de Hortalizas y Flores. Ahí el chef compró algunas hojas, alcachofas y flores comestibles que más tarde disfrutamos como side de unos huevos benedictinos perfectos. Entre puesto y puesto Alex nos contaba que la central se divide en ocho sectores como el de abarrotes, frutas y verduras, lácteos, carnes, el área de los envases vacíos y hasta una zona de subastas donde la ley de la oferta y la demanda cobra vida.

central de abasto 3

Pasamos por toda la gama de los verdes hasta que llegamos un local atendido por un hombre de unos 40 años que ofrecía productos premium, algunos de ellos realmente desconocidos. De su mano conocimos algunos tipos de calabazas como el patipán verde, el amarillo, el bola de fuego. Probamos limones caviar que le hacen honor a su nombre por su precio -novecientos pesos el kilo- y por la forma de huevecillos en su interior. Cuando estas pequeñas bolitas explotan en la boca dejan un fresco sabor a cáscara de lima.

Seguimos caminando por los pasillos de maíz, de jitomates, de aguacates y limones. La música, las burlas y los chiflidos no pararon en ningún momento. Tampoco faltaron las garnachas con queso y salsa que ofrecían unas señoras con canasta o los postres como los panqués.

Entre cartones que decían “Mamá Lucha me compra a mí” o “Mejor que el Viagra” los bodegueros ofrecían las mejores ofertas, o al menos, los mejores copies publicitarios. Como Álex no encontraba blueberries, nos dirigimos entonces al área de abarrotes. En nuestro paso nos antojamos con las bolsas gigantes de chicharrones, de tambos de crema, de pequeños mundos de queso. Por su parte los chiles, en todas sus versiones, colores y olores nos llenaron los sentidos y los ojos.

Llegamos hasta donde había frutas, algunas dispuestas para formar patrones de lo más fotografiables. Al rededor cientos de bodegas enteras dedicadas a las sandías, a los plátanos, a las papas, a las papayas, a las naranjas. Al final de la experiencia Álex encontró sus blueberries con los que horas más tarde nos prepararía uno de los mejores french toasts de la ciudad y nosotros, un pretexto hecho mercado para enamorarnos más de esta ciudad.

central de abasto sandías

CENTRAL DE ABASTO

Área Federal Central de Abastos, Ciudad de México, CDMX

CEDRÓN

Avenida Mazatlán 24, Condesa, CDMX.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest
  • publicidad



También te puede interesar.

mia domenicca

PUM!: PANGEA Y MIA DOMENICCA CAMBIAN DE CHEFS

CHEFS NOTICIAS

Tabla de quesos

GUÍA PARA HACER UNA TABLA DE QUESOS

#FOODIEARCHIVES ARTÍCULOS

chorizo español

ENTRADITAS CON CHORIZO ESPAÑOL

CHEFS CURIOSIDADES RECETAS

EDUARDO MORALI EN MEXI BOCU

LA NUIT EN ROSE: EDUARDO MORALI, FER PRADO Y DIEGO SOBRINO EN MEXSI BOCU

CHEFS EVENTOS HOTSPOTS NOTICIAS

wagyu1

#FOODIE ARCHIVES: ENTENDIENDO LA CARNE WAGYU

#FOODIEARCHIVES ARTÍCULOS